domingo, 1 de agosto de 2010

¿Cine digital o cine analógico?


La salida de Avatar desencadenó un sinfín de comentarios en las páginas web de todo el planeta. En España son muchos los que comentan las excelencias de este BD (nosotros mismos lo hemos hecho) elogiando su gran calidad audiovisual. Y lo cierto es que no es para menos, ya que este título es, probablemente, uno de los que mayor calidad visual posee de los más de 1.000 editados en Blu-ray en nuestro país.
De todos modos, no hemos de dejarnos engañar por los colores y por la sensacional filmación de dicha película. Es cierto que James Cameron es un maestro del cine, pues sus trabajos lo demuestran. En esta ocasión, el director ha apostado por el 3D y toda la película se ha filmado con esta técnica y con cámaras especiales para la captación de imágenes tridimensionales.
Pero a lo que voy es que, con tanta tecnología digital nos estamos olvidando de la gran calidad visual que ofrecen los sistemas analógicos.
¿Quién no recuerda la sensacional imagen de La Conquista del Oeste, Blade Runner, La saga Star Wars (Episodios IV, V y VI), 2001: Una Odisea en el Espacio, etc., etc.? Y no solo hablo de películas en color, pues gracias al formato BD disfrutamos de auténticas joyas en blanco y negro, como es el caso de Casablanca, Ultimatum a la Tierra y Qué Bello es Vivir, entre otras.
No nos engañemos, la profundidad de campo, la colorimetría, los contrastes, la definición... son factores que las tecnología digitales de filmación todavía no pueden ofrecernos.
No es que esté en contra de las nuevas tecnologías, no me confundáis, pero no nos olvidemos de esas películas, antiguas y no tan antiguas, que ofrecían (y ofrecen en las ediciones en BD bien remasterizadas) una imagen espectacular.
Quizá, digo yo, lo que nos está pasando es que cada vez nos gusta ver imágenes más limpias, sin ruido ni grano, y por eso nos encantan las películas grabadas en formato digital. Pero no nos olvidemos que ese ruido y/o grano aporta el toque cinematográfico que hace que algunas películas tengan esa magia tan especial.
Por cierto, puedes leer nuestro anáisis de Avatar aquí

No hay comentarios: