viernes, 3 de septiembre de 2010

El Blu-ray, ese maltratado


Llevamos bastante tiempo con escasez de títulos interesantes en Blu-ray, algo nada bueno para un formato que no acaba de despegar en nuestro país después de casi cuatro años de su nacimiento. Culpa de ello la tienen algunas distribuidoras que no invierten ni un solo euro en promocionar sus lanzamientos, lo cual dificulta que el usuario de a pie se entere de qué es el Blu-ray y de cuáles son sus ventajas frente al DVD.
Algunos establecimientos (pocos aún) empiezan a dar un mayor espacio a su lineal de títulos Blu-ray, aunque todavía éste no llega ni al 20 por ciento del destinado a los DVDs. 
Evidentemente, el alto precio de la mayoría de películas en formato Blu-ray frena a los compradores menos "fanáticos", quienes prefieren gastarse la mitad en un DVD, pues dicen que "la diferencia de calidad respecto al BD no es tanta". Personalmente pienso que se equivocan, pues la diferencia en lo que a calidad de imagen se refiere es brutal, ya que el Blu-ray presenta una resolución muy superior a la que muestra el DVD, con las consiguientes mejoras visuales que eso comporta. El caso es que algunos aficionados no disponen de televisores de gran tamaño (42" en adelante) o de proyectores, con lo que la diferencia entre el BD y el DVD en pantallas más pequeñas no es tan grande.

Sea como sea, si los precios de los Blu-ray siguen tal y como están (sin contar las ofertas que algunos establecimientos y sellos ofrecen puntualmente), con una media de 24 a 29€, va a ser muy difícil que este formato se haga un lugar en el mundo audiovisual. 
Si todo sigue así, será un formato único y exclusivo para sibaritas. Lamentablemente, la cultura audiovisual en este país deja bastante que desear, esa es la verdad. Son los medios informativos, los establecimientos, distribuidoras, etc. los que tienen la obligación de educar al público final. Está claro que dicho público también deberá hacer un mínimo esfuerzo para informarse.

1 comentario:

Jairo Blanco Perez dijo...

Me parece que tiene toda la razón. En una pantalla de pocas pulgadas tal vez la calidad de imagen no se vea realmente pero su diferencia con la de un DVD en una pantalla de 46 pulgadas o mas es abismal, incluso en títulos a los que ustedes les han dado un 7 en imagen, su edición en DVD es de muy inferior calidad. Y cambiando el tema de la calidad de imagen, la calidad de sonido en sus nuevos formatos para Blu-Ray es brutal.
Tanto, que yo he dejado de ir al cine (solamente voy si quiere ver una película mi prometida) pues la veo y escucho mejor en mi casa.