sábado, 28 de enero de 2012

El cierre de Megaupload y sus consecuencias


El tema del cierre de Megaupload ha traído cola y la seguirá trayendo durante bastante tiempo. Está claro que robar y encima exhibir a los demás lo que uno hace con el dinero robado no es una buena idea, si no que se lo digan a los responsables de Megaupload, especialmente al fundador de la empresa, Kim Schmitz, quien no tuvo reparo en presumir por todas partes de lo que se compraba y lo que que hacía con el dinero robado. El FBI no es tonto y ha ido a por él y a por su equipo y las detenciones han sido sonadas.
No voy a entrar en detales sobre lo sucedido, pero sí quiero exponer mi opinión al respecto. Lo que es obvio es que tras el cierre de Megaupload, otras empresas dedicadas a lo mismo, a compartir archivos guardados en sus servidores, se han asustado (por no utilizar otra expresión más vulgar) y han empezado a borrar sus archivos y a cerrar sus servicios, es el caso de Fileserve, Filesonic, Wupload, etc. Otras empresas del sector, como Netload y Rapidshare resisten.

Como era de esperar, el cierre de dichas empresas no ha disparado las ventas de CDs, DVDs, Blu-ray's, etc., sino que ha aumentado el tránsito del P2P (peer-to-peer) y la gente ha vuelto a los tiempos en los que el eMule era el rey. También han aumentado las descargas vía Torrent, otro sistema P2P.
Lo que está claro es que el usuario que se ha acostumbrado a no pagar quiere seguir sin hacerlo, pase lo que pase y pese a las dificultades que esto conlleve.

El tema del pirateo siempre ha sido complicado y las medidas aplicadas en contra de el mismo deben de ser duras si se quiere que la gente deje de robar la propiedad intelectual de otros. Y eso es aplicable especialmente en España, donde si no se castiga a la gente por hacer cosas ilegales las siguen haciendo. Una prueba la tenemos en el tema del exceso de velocidad en las carreteras. ¿Cómo se ha solucionado que la gente no exceda los límites de velocidad? Poniendo radares e intensificando los controles
Se trata de un tema de mentalidad. Lo que se hace en España (descargar contenido sin ser propietarios del mismo), en otros países resulta inconcebible, ya sea por un un tema de educación y cultura o por temor a las autoridades. Sea como sea, estaréis de acuerdo conmigo que si la piratería no se corta llegará el momento que a ni a actores, músicos, directores, etc., les interesa seguir trabajando, pues nadie está para hacerlo por amor al arte.

No nos engañemos, una película, serie, álbum discográfico, etc. cuesta mucho trabajo y dinero para que luego lleguen unos espabilados, copien el contenido en cuestión y lo propaguen por la red para que la gente lo descargue sin pagar ni un solo euro. Y como reza el dicho: "de lo que cuesta se llena la cesta"; y así vemos como hay muchos que simplemente descargan por descargar, aunque luego ni siquiera lo vean o lo escuchen. El caso es hacer daño.

Pero lo peor no es eso, no. Lo peor es que haya gente que se gane la vida cobrando a la gente por descargar contenidos que ni siquiera le pertenecen, como hacen la gran mayoría de empresas de almacenamiento "compartido" online. Éstos, viendo el negocio, cobran cutas mensuales, trimestrales, anuales, e incluso de por vida para que la gente pueda acceder a los archivos que ellos almacenan (subidos por piratas) para que, tras haber pagado, puedan descargárselos.

Otra moda es la que vemos en algunas de las páginas que se dedican a publicar contenido pirateado. Esta consiste en pedir donaciones, hacer sorteos, etc., para cobrar por sus "servicios". Además, los uploaders (los que suben a los servidores el contenido pirateado) fomentan que a través de ellos se compren los abonos de las empresas que ellos utilizan para subir los archivos.
Está claro que toda esta gente quiere ganar dinero de forma ilegal, o lo que es lo mismo, con el trabajo hecho por otros. Algunos hasta se creen Robin Hood's. Y es que en el mundo tiene que haber de todo, pero ya es hora de que se les pare los pies a los ladrones, los que roban lo que les pertence a otros, ya sea para disfrutarlo ellos o para dárselo a disfrutar a los demás.
Lo de Megaupload es simplemente la punta del iceberg.

2 comentarios:

Unknown dijo...

Hola es cierto que nunca se podrá justificar lo injustificable. Pero también es cierto que la gente quiere ser legal pero para eso todos debería implicarnos en el cometido empezando por las distribuidoras.
Para mi resulta hipócrita ir llorando o queriendo dar pena sobre el daño que hace la piratería y luego cobrar 35€ por el blu ray de happy feet en 3D por citar solo un ejemplo y mas cuando todos sabemos que en el mercado europeo esa misma pelicula vale 10 o 12€ y en muchos casos la misma edición por lo cual yo me siento robado. No por ello justificare el copiar una pelicula pero si dejare de comprarla por que si la compro me tendrían que dar dos medallas una por tonto y otra por si la pierdo.

Si en vez de quejarnos tanto nos dedicáramos a intentar comprender el por que se producen esas conductas o escuchar a los clientes quizás no estaríamos en la situación actual. Por que si una persona con discapacidad mental es capaz de mejorar con terapia y ayuda entonces esto que nos ocupa no debe de ser tan difícil a menos que sea mas rentable ir de víctimas.

Podría poner muchos mas ejemplos como el de happy feet y mas sangrantes pero creo que con 1 basta.

Saludos.Alberto.

Anónimo dijo...

El problema de la cultura del pirateo se ha generado por la propia avaricia de las distribuidoras. En España cuesta más un DVD o un BluRay que en cualquier otro país de nuestro entorno, y cuando existe el abuso y la falta de ejemplaridad la ética social se acomoda a ello. En cualquier caso, ni el P2P ni las descargas parecen afectar tanto a los intereses de la industria cinematográfica (las cifras cantan). ¿Alguien cree de verdad que los contenidos que se bajan de la red gratuitamente se obtendrían legalmente en caso de que lo primero fuese imposible? Obviamente, ni la calidad de lo ofrecido ni el nivel adquisitivo de los españoles avala semejante hipótesis. Por lo tanto, al margen de que sea una actividad extralegal, las descargas no hacen perder ni un solo euro a la industria, que solo las utiliza como excusa para mantener unos precios elevados, hasta que ya no puede seguir haciéndolo. La prueba de ello es que ahora, cuando más se piratea, más baratos comienzan a estar los bluray comerciales... ¿qué efecto real tiene entonces la piratería? Pues aunque duela constatarlo, en gran medida regular un mercado abusivo y acercar las obras grabadas a su justiprecio.